Manterrupting

wont_be_silenced_app_2Me topé con el neologismo manterrupting navegando por internet para ser precisos en una página de diseño y me llamó la atención porque siento que se complementa y se nutre del mansplaining, sin embargo, no son la misma cosa. También me llamó la atención que existiera una campaña de visibilización y erradicación de la práctica y que hasta existiera una app.

Manterrupting tal como suena es una expresión inglesa para definir la interrupción innecesaria del discurso por parte de un hombre a una mujer, y pasa todo el tiempo en la escuela, en el trabajo, en los mismos conversatorios para mujeres.

Desafortunadamente las mujeres estamos acostumbradas a ser interrumpidas por una voz con más autoridad que la nuestra, y sucede desde que somos pequeñas. Alguien más se lanza a contar la anécdota que tímidamente comenzabas a contar y estamos acostumbradas a dejar que suceda sin poner un alto y volver a tomar la palabra. En un estudio del 2014 de la Universidad George Washington descubrieron que las mujeres en el estudio son interrumpidas por hombres 2.1 veces durante una conversación de 3 minutos. En otro estudio de la Universidad de California- Santa Bárbara encontraron que 47 de 48 interrupciones en una conversación eran hombres interrumpiendo mujeres.

Entiendo que a veces no nos guste ser el centro de atención, pero las voces de todos merecen ser escuchadas, al menos es lo que la app Woman Interrupted nos dice en la descripción de su app Equal rights start with equal voices (La igualdad de derechos comienza con la igualdad en las voces). La app se enciende al inicio de la conversación y lleva una bitácora de cuantas veces a lo largo de la junta o reunión las voces femeninas son interrumpidas por voces femeninas. La intención de la app no es grabar sonido, solo llevar la contabilidad, de manera en que se pueda hacer evidente la frecuencia y la naturalidad con que sucede.

Los hombres están tan acostumbrados a que sus voces sean escuchadas que muchas veces no se dan cuenta de que ejercen esta práctica de manera sistemática. Mi marido me preguntaba el día de hoy si él incurría en esta práctica y le dije que conmigo no lo hacía. Sin embargo, si llega a ejercerla en algunas ocasiones. Hace algunas semanas se llevó a cabo un conversatorio en honor al día de la mujer, la convocatoria estaba organizada por una mujer hacía un público mayoritariamente femenino donde todo estaba planeado de manera que las voces de las mujeres participantes fueran las protagonistas. Mi esposo llegó a interrumpir a alguna de las compañeras para dar su punto de vista. Se lo hice saber y creo que en adelante será más fácil que lo haga consciente de manera cotidiana.

Espero que muchos hombres en nuestras vidas estén dispuestos a hacerlo consciente también de manera en que compartamos verdaderamente el espacio y las voces y logremos espacios diálogo y discusión que sean verdaderamente incluyentes.

Esther Strange

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s